Mateo es citado en los Evangelios como Leví, hijo de Alfeo, publicano y recaudador de impuestos en Cafarnaúm. Era galileo por nacimiento y se dedicaba a recolectar los impuestos del pueblo para darlo a los romanos, este oficio era considerado por los judíos como perverso y maligno.
A Jesús no le importó la vida pasada de Leví ni tampoco su oficio, Jesús tenía para él algo mejor que estar al servicio de Roma. El llamado que Leví recibió por parte de Jesús fue radical en su vida, desde aquel momento, Leví mostró gran interés por compartirle al pueblo las enseñanzas y el mensaje de su Maestro.
El Nuevo Testamento no aporta más detalles biográficos sobre su persona, si bien la tradición indica que evangelizó Judea y posteriormente, fue misionero en Etiopía y Persia. Acerca de su muerte no se sabe mucho, mientras algunas fuentes mencionan que murió martirizado, otras afirman que falleció de muerte natural. En 1808, la iglesia de la ciudad italiana de Salerno reafirmó que se habían hallado sus restos, para depositarlos allí mismo. Su fiesta la celebramos hoy 21 de septiembre.

EL EVANGELIO
Cada uno de los evangelistas escribió desde un determinado punto de vista y a un destinatario distinto. El motivo principal del evangelio de Mateo es difundir la Buena Noticia que Jesús el Hijo de Dios trae a todas las naciones, especialmente al pueblo judío y quiere demostrarles que Jesucristo es el Mesías por tanto tiempo esperado, la esperanza de Israel. El Señor Dios ha cumplido las promesas que hizo a su pueblo en el Antiguo Testamento, con la llegada de Jesucristo, su Hijo.
El evangelio presenta a Jesús como el gran maestro, con autoridad para interpretar la Ley y enseñar sobre el Reino de Dios. Todo esto está encerrado en cinco grandes discursos:
1.    El sermón de la montaña.- Este relato nos da los lineamientos, deberes y privilegios de los habitantes del Reino de Dios. (caps. 2-7)
2.    Instrucciones a los doce. (cap. 10)
3.    Parábolas sobre el Reino de los cielos. (caps. 13)
4.    Enseñanzas sobre el discipulado. (cap. 18)
5.    Enseñanzas sobre el fin del mundo y la venida del Reino de Dios. (caps. 24-25)

PARA SABER MÁS
La iconografía lo ha representado con un hombre alado, o en ocasiones un ángel, esto dando alusión al primer capítulo del texto: la genealogía de Jesús, hijo de Dios, hijo de David (cfr. Cap. 1, 1-17)
San Mateo o Leví, es también santo patrono de los banqueros, contadores y fuerzas de seguridad.
Pidamos pues su intercesión, para que podamos entender mejor el mensaje del Maestro y poder transmitirlo a los demás como lo hizo San Mateo, con una fe inquebrantable y un amor infinito a Jesús y su misión.

Seminarista Fernando Riojas, Teología I

Comment