Con gran gozo la comunidad del Seminario se une a la acción de gracias de su padre y pastor Don Constancio Miranda, Arzobispo de Chihuahua, quien hoy celebra un año más de vida. 

En punto de las 7:00 am formadores y seminaristas nos reunimos en la casa del Arzobispo para entonar todos juntos las mañanitas. El motivo, como ya se decía, su cumpleaños 63 además de felicitarle por su 38 aniversario sacerdotal, 17 episcopal y su onomástico. Él dijo «hoy hace 6 años

 se hacía público mi nombramiento de ser Arzobispo de Chihuahua».

Monseñor, con gran entusiasmo, bajó al jardín donde todos nos encontrábamos y recibió de cada uno un abrazo y felicitación.

Enrique Sánchez López, seminarista de I de teología, fue el encargado de dar un mensaje en nombre de toda la comunidad. Además entregó un ramillete espiritual como regalo y muestra del cariño y aprecio que se le tiene en nombre de todos nosotros.

Posteriormente Don Constancio nos dirigió la palabra: «agradecerles, sin duda es lo más valioso para un servidor, la oración; las buenas intenciones; los deseos… sé que lo hacen con todo el corazón. Que el Señor me haga darme por entero a ustedes y a todos los fieles».

Durante una hora se convivió y se compartió el pan de la mesa, el tradicional chocolate y los tamales; se cantó, además de la mañanitaslos temas de “Amigo”, “Cielito lindo”, “México lindo y querido”, y el canto “Que detalle”.

Al final ante la pregunta ¿Qué representa para usted que el Seminario tenga estos gestos de agradecimiento? Monseñor nos respondió que «en el camino de la formación estos momentos ayudan mucho para irse moldeando en el sentido de casa común; ver al obispo como su padre y su hermano cercano. Me llena de gozo ver con la alegría que han venido a felicitarme. Dios los bendiga a ustedes y a sus familias».

 

or: Manuel Guerrero Bueno

Fotografía: Helder Hernández

Filosofía III

Comment