Como en todo regreso a casa es necesario un recomido para volver al ritmo de trabajo y vida necesarios para el corazón de la Diócesis, el Seminario.

Entre las actividades recientes que se han llevado a cabo es importante destacar en primer lugar los Ejercicios Espirituales que vivieron los integrantes de la sección de Filosofía en Nuestra Señora del Pilar, Coyame; y Teología en la casa de Retiros de Cursillos. Además de la semana de convivencia para los integrantes del Curso Introductorio, que se llevo a cabo en la Hacienda de Papayo. Todas estas actividades como marco dentro del arranque espiritual necesario para comenzar cualquiera de las etapas de formación.

Así mismo el trabajo en la dimensión apostólica-pastoral tiene su arranque oficial de planeación y en algunos casos ejecución este mismo día sábado, con un amplio espectro de trabajo pastoral teniendo como objetivo la configuración con Cristo Buen Pastor, tan necesaria en nuestra realidad sociocultural actual. De esta manera se iniciaran diversas tareas y proyectos apostólicos en la ciudad. Algunos ya conocidos como la visita a los hospitales, al Cesame de Chihuahua (ceresito), los proyectos de pastoral vocacional, o de pastoral parroquial en María Madre de Dios; y la nueva encomienda pastoral en la Parroquia de Jesus Buen Pastor.

De igual manera este próximo lunes se inician las clases y la formación académica, siendo siempre una experiencia nueva y enriquecedora para todos los alumnos que continuando con su proceso formativo cultivan su mente e intelecto.

Así es como retoma el ritmo habitual de trabajo en el Seminario para así poder seguir sirviendo a la formación de los futuros pastores de la Diócesis de Chihuahua. Pidiendo la oración y agradeciendo el apoyo de todos los amigos de Seminario.

 

Alberto Soto

Filosofía II

Comment