“La familia es la célula básica de la sociedad”. <<EG 66>>

 

También nosotros, siendo muchos, formamos un solo cuerpo en Cristo, y cada miembro está unido a todos los demás. <<Romanos 12, 5>>

El día de ayer en punto de las 9:00 A.M. dio inicio la reunión anual de padres de familia en el Seminario Sagrado Corazón de Jesús. Formadores, seminaristas y familias se dieron cita para convivir como una sola familia. Se establecieron diferentes comisiones que hicieron posible la buena organización de este evento.

En esta reunión se brindó la oportunidad de hablar sobre el tema de “la comunicación asertiva”. Fue una charla dirigida por las Psicólogas Norma Rascón y Josefina Gracia que generosamente colaboran en la formación de los futuros sacerdotes. Toda la mañana se trabajó con esta temática, ya que es importante que las familias integren y vean a su hijo como una persona, con tropiezos, con sentimientos, con ilusiones y con la capacidad de alcanzar la plenitud.

No pudo faltar la celebración de la Santa Eucaristía, fuente y culmen de todo cristiano. Esta fue presidia por el Pbro. Luis Martin Barraza Beltrán, quien dirigió las siguientes palabras a todos los fieles presentes respecto al Evangelio de San Marcos (12,38-44):

“Dios nos ha prestado sus ojos en Jesucristo, tiene una mirada diferente a la nuestra, nosotros juzgamos por apariencia”.

“Siempre que escucho este Evangelio me emociono al ver cómo es la mirada de Dios”.

“En la actitud de la viuda está el modelo de una humanidad nueva. El hombre nuevo tiene que ver con gente que comparte su persona con los demás. Frente a una cultura que nos mueve a dar lo que nos sobra lo cual refleja la necesidad de ser buenos. Queremos comprar la tranquilidad de la conciencia con lo que nos queda”.

Al terminar la celebración, se pasó a compartir los sagrados alimentos, donde no se hicieron esperar los saludos, abrazos y sonrisas entre las familias que conforman esta casa de formación.

El evento terminó aproximadamente a las 3:00 P.M., y como otro signo depertenencia a una comunidad, todos ayudaron al reacomodo del material que se utilizó en la reunión. Algunos seminaristas aprovecharon para continuar la convivencia y aprovecharon para salir a sus casas.

 

             Helder Hernández Montoya

Filosofía III

Comment