Y subió al monte, llamó a los que Él quiso, y ellos vinieron a Él. Mc. 3, 13.

 Por imposición de las manos y la oración consecratoria del Arzobispo Constancio Miranda Weckmann, el día de ayer fue ordenado diácono Luis Ramón Mendoza López en la Catedral Metropolitana de Chihuahua.

 

En punto de las seis de la tarde, sacerdotes, seminaristas, familiares y amigos de este joven se reunieron para ser testigos de la Misericordia de Dios ante el hombre.

Fue un momento muy emotivo. Las personas estaban conmocionadas por este gran don que el Señor concede a jóvenes que desean entregarse al servicio de su Iglesia.

La Santa Eucaristía terminó aproximadamente a las siete y media de la tarde. No se hicieron esperar las lágrimas y aplausos de muchas personas por el gusto de recibir a un nuevo diácono en la Iglesia de Chihuahua.

Después de la celebración, se ofreció una cena en el Santuario de Guadalupe, ubicado en Ávalos como agradecimiento a las personas que han apoyado en todo momento a Luis Ramón (también llamado Bicho).

En la cena el expresó con gusto: “Doy gracias a Dios por todos ustedes que son mis formadores de camino”. Insistió en la importancia de la cercanía de las personas en el sacerdocio de Cristo.

            Helder Hernández Montoya

Filosofía III

1 Comment