Con motivo del 50 aniversario del Concilio Vaticano II las tres secciones del Seminario se dieron cita en punto de las 4:00 p.m. para ser partícipes de una conferencia impartida por Mons. Luis Leonardo Padilla Lomelí, quien hizo hincapié que esta reunión de Obispos es el acontecimiento más importante de este último tiempo, Juan Pablo II afirmo que “era la brújula del tercer milenio”. Todos los Papas han resaltado la importancia del Concilio Vaticano II.

El padre compartió su experiencia en la etapa de este Concilio, el expresó:

“Tenía 13 años cuando llegue al Seminario, el Papa Pio XII muere y es nombrado el Papa Juan XXIII. Cuando este último convoca el Concilio quiso que se rezara esta oración, sobre todo que la rezaran los niños:

Oración que precedía el Concilio

Aquí estamos en tu presencia, Santo Espíritu, Señor nuestro.

Míranos cautivos bajo el peso del pecado, pero reunido hoy en tu nombre.

Ven a nosotros, quédate con nosotros. Entra en nuestros corazones. Haznos ver lo que debemos hacer. Muéstranos hacia dónde debemos caminar. Lleva a su plenitud lo que debemos realizar.

Tú sólo, sé nuestro inspirador. Sólo tú el autor de nuestros juicios.

Tú que, con Dios Padre y con su Hijo, posees el nombre glorioso.

No permitas que pongamos obstáculos a tu justicia, tú que amas, por encima de todo, lo que es recto.

Que la ignorancia no nos lleve a actuar mal. Que los privilegios no nos lleven a claudicar. Que ningún regalo, ninguna preferencia de personas nos deje corromper.

Únenos eficazmente a ti, por el único don de tu gracia para que seamos uno en ti y que en nada nos apartemos de la verdad.

Que, reunidos en tu nombre, guiados por nuestro cariño hacia ti, nuestro juicio no se aparte del tuyo, para que recibamos en el mundo futuro la recompensa a las acciones bien hechas. Por Cristo Nuestro Señor. Amén.”

“Durante ese tiempo nos leían lecturas del Concilio en el comedor, todos los padres hablaban de este tema, a mí me tocó la formación del Seminario Menor antes del Concilio, luego me tocó la Filosofía durante el Concilio y en la Teología viví la etapa después del  Concilio”

“Muchos pensaban que el Concilio era para sacar una lista de condenaciones (cosas que estaban mal), pero gracias a Dios no fue así”

Durante la charla, se dio la oportunidad de tener un momento para hacer preguntas. Concursó un seminarista de cada sección. Serafín González fue quien salió ganador del concurso, llevándose un libro de la vida de Francisco.

La conferencia finalizó en punto de las 7:00 p.m., con una oración dirigida por el rector del Seminario.

                Helder Hernández Montoya

Filosofía III

Comment