En punto de las 6:30 de la tarde, padres formadores, seminaristas de todas las etapas formativas (Introductorio, Filosofía y Teología) se reunieron en el monasterio de las hermanas Adoratrices Perpetuas del Santísimo Sacramento, para celebrar la Eucaristía, y así agradecer al Dueño de la Mies por el llamado que hace a vivir con él. Las Hermanas Adoratrices llegaron a nuestra Diócesis en 1931 por petición del Excmo. Sr. Arzobispo Don Antonio Guízar y Valencia para que oraran especialmente por los sacerdotes y seminaristas en el tiempo de la persecución. Hasta hoy han pasado más de 80 años. Con esta visita anual, el seminario agradece su oración y entrega, la cual se ve traducida en frutos vocacionales para la Arquidiócesis de Chihuahua.

En la homilía, el Pbro. Martín Barraza, (rector del Seminario), comparó el trabajo “afanoso” de Martha con el activismo que hoy en día experimentan muchas personas. Tal vez Jesús se preocupó por el estrés que Martha reflejaba y por eso la “reprendió”. El padre Martín expresaba que: “Jesús, con un corazón de verdadero Pastor desea formar gente libre, quiere que caminemos con Él; nos invita a no caer en un activismo lleno de pretensiones y preocupaciones. Pues si no seguimos este itinerario que Jesús nos propone, tarde o temprano nuestro caminar vocacional puede estallar”. Enfatizó también que, la cultura moderna hace un significativo desprecio de la oración, “No comprenden el trabajo de la oración y la meditación de la Palabra del Señor” y tienen por ignorantes a las personas que se dedican a esta tarea. También remarcó  que a causa del activismo, algunos no tienen tiempo para orar, pero sí para criticar a los que lo hacen. Jesucristo quiere quitarnos el peso que cargamos a causa de la esclavitud que nosotros mismos hemos acogido.

En un espacio de verdadera libertad, “Los hombres libres no trabajan para quedar bien ante los demás, los hombres libres trabajan por sus sueños, sus ideales, su vocación. Aún en nuestros días, allá afuera hay espacio para formar hombres libres, cada uno es responsable de formarse en su propia libertad. Siguiendo el camino de la fe, podemos transitar el sendero de libertad”.

Las puertas del Monasterio siempre están abiertas para aquellos que, deseen visitar a Jesús Sacramentado; pueden hacerlo diariamente de 9am a 6pm; quienes gusten participar del banquete Eucarístico los horarios de la Santa Misa son: de lunes a sábado 8am y los domingos a las 9am.

 

Fernando Riojas

Filosofía III

Comment