El éxodo, experiencia fundamental de la vocación

ESTUDIO DE EVANGELIO SOBRE PASTORAL VOCACIONAL ESPECÍFICA

Oración: Señor Jesucristo que constituiste a tus discípulos llamándoles y haciéndolos entrar en íntima comunión contigo por medio de tu Espíritu, continua invitando discípulos misioneros, sacerdotes, religiosos y laicos, que vengan a trabajar en la viña del mundo tan necesitado de buenas noticias, haz que tu Iglesia se muestre ante el mundo como comunidad de servidores, haciendo resonar  tu llamada por medio del Evangelio. 

Propongo el siguiente Estudio de Evangelio a partir de la pastoral vocacional en el Seminario de Chihuahua. La pastoral vocacional sacerdotal se promueve por medio de diversas actividades: preseminarios, encuentros vocacionales por decanatos, vigilia juvenil de oración(contracorriente), visita de niños del catecismo al Seminario, cruz vocacional  por familia, horas santas, posada navideña, acompañamiento personalizado, sitio web, etc. Se trata de crear una cultura vocacional para que no quede en una simple “pesca”, sino que haya también “siembra” de vocaciones. Se busca aportar algo a la pastoral del conjunto –despertar, discernir y madurar la vocación-,  y no sólo reducirnos al “reclutamiento” de las posibles vocaciones al sacerdocio, imponiendo nuestro programa de vocación específica: “La vocación cristiana nace necesariamente dentro de una experiencia de misión”(Mensaje del Papa Francisco) La intención es esa, no sé si lo logremos; Quizás a alguien le pueda parecer que nos  atravesamos un poco.  Somos conscientes de que cuanto más ayudemos a animar verdaderos procesos evangelizadores en la diócesis y no sólo eventos, esto contribuirá al cultivo de vocaciones para el Seminario. Incluso esto lo tenemos en cuenta en todas las pastorales que se realizan en las diferentes etapas de la formación.  Sabemos que Dios puede sacar vocaciones de “debajo de las piedras”, pero no podemos negar que la experiencia de vida cristiana tiene mucho que ver en el surgimiento de la vocación al sacerdocio. A veces es que la familia tiene raíces religiosas profundas, o que la pastoral juvenil de alguna parroquia está fuerte, o el carisma del párroco, o toda la vida parroquial en su conjunto. El hecho es que hay que cooperar con el plan pastoral parroquial o diocesano, sea para que se consolide o para realizarlo. Esto, sin dejar de hacer la propuesta directamente a algunos jóvenes que se ven con inquietudes vocacionales, sea cual sea su proceso. De los actuales seminaristas, predominan los que han hecho un camino de formación en su fe y de servicio en sus comunidades, algunos iniciando desde la catequesis infantil, pasando por la pastoral de adolescentes y jóvenes hasta llegar a un apostolado. Alguno que otro aparece repentinamente de “la nada”. Comunidades en las que resuena abundantemente la palabra de Dios, en las que se ora, se celebra y se anuncia dicha palabra, las vocaciones florecen. Muy importante, también, son los testimonios sacerdotales alegres y entregados en el despertar de la vocación al sacerdocio. La cercanía de los buenos pastores a veces llega a suplir la falta de procesos evangelizadores. Claro que lo mejor es discipulado de los candidatos y testimonio de los presbíteros.

Leer:

Lc 6, 43-45
No hay árbol bueno que dé fruto malo, ni árbol malo que dé fruto bueno. Cada árbol se conoce por sus frutos. Porque de los espinos no se recogen higos, ni de las zarzas se cosechan uvas. El hombre bueno saca el bien del buen tesoro de su corazón; y el hombre malo, de su mal corazón saca lo malo. Porque de la abundancia del corazón habla su boca.

Mt 4, 18-22
Paseando junto al lago de Galilea, vio a dos hermanos: Simón, llamado Pedro, y su hermano Andrés, que estaba echando la red en el lago, pues eran pescadores. Les dijo: Vengan conmigo y los haré pescadores de hombres. Ellos dejando inmediatamente las redes, lo siguieron. Más adelante vio a otros dos hermanos: Santiago, el de Zebedeo, y su hermano Juan, que estaban en la barca con su padre Zebedeo, reparando las redes. Los llamó también, y ellos, dejando inmediatamente la barca y a su padre, lo siguieron.

1.     ¿Qué nos revelan estos textos sobre la pastoral vocacional?
2.  ¿Qué nos enseñan, de la relación entre comunidad evangelizada-evangelizadora y vocaciones?
3.     ¿Qué  sobre la vocación al sacerdocio o la vida consagrada?
4.     ¿Cuál es la relación entre evangelización y llamado?
5.     ¿Por qué es necesario el llamado personal y explícito para la misión evangelizadora?

Acción de gracias.

 Oración por las vocaciones:
Oh, Jesús, Pastor eterno de las almas, dígnate mirar con ojos de misericordia a esta porción de tu grey amada. Señor, gemimos en la orfandad, danos vocaciones, danos sacerdotes y religiosos santos. Te lo pedimos por la Inmaculada Virgen María de Guadalupe, tu dulce y Santa Madre. Oh Jesús danos sacerdotes y misioneros según tu corazón. Amén.

Comment