Comment

El escándalo de la Encarnación

Seguimos haciendo este camino a la Navidad, en la que celebramos que Dios se ha puesto totalmente del lado de la humanidad, ha puesto su residencia en el hombre. Esto es el escándalo de la encarnación, Dios y el hombre son semejantes. Jesucristo ha venido a llamar la atención hacia los pobres, ellos son lugar del encuentro con Dios. El amor a los indefensos de la tierra es un signo de la autenticidad de la misión. Lo que más hace perder credibilidad a una religión es que se desentienda del sufrimiento humano. Nada estorba más a la fe, aún que los enemigos externos, que sus miembros la usen como un refugio para sus conciencias, afectos o comodidades. La mera búsqueda de “anestesias” sentimentalistas, de purezas enfermisas o cause de compulsividad, van matando el espíritu de la religión. Entonces tendrán razón los que dicen que es “opio” del pueblo. “La religión pura e intachable ante Dios Padre es ésta: visitar huérfanos y viudas en su tribulación y conservarse incontaminado del mundo”(St 1, 27). Esto queda muy claro en toda la enseñanza del Antiguo Testamento, sobre todo de los profetas, en la que Dios mismo se queja de un culto vacío: “El ayuno que yo quiero es que partas tu pan con el hambriento, y que recibas en tu casa al pobre”(Is 58, 7). Pero se deberá tener cuidado de no dar lo que nos sobra, sino de lo que tenemos para vivir(Mc 12, 43-44).  En Jesucristo el amor a Dios y el amor al prójimo llegan a ser uno solo(1Jn 4, 8). En el texto que meditamos, Juan Bautista da razón de estar entendiendo la obra de Dios. El es testigo de una esperanza que ha renovado totalmente al mundo. Según él esta esperanza pasa por pequeños detalles de caridad, de justicia y de honradez. Se podría pensar que la fe debe ocuparse de cosas más espirituales y sublimes y no tan políticas“vulgares” como estas actitudes, sin embargo el Bautista las pone como signo de la verdadera espera. No sucederá nada nuevo en este mundo, si no hay una conversión hacia la caridad y la justicia. Juan deja claro que la iniciativa es de Dios, que no son nuestras obras, sin embargo estas son imprescindibles. Lo admirable en Juan es que sabe darle su lugar a Dios: “Ya viene otro más poderoso que yo”. Se había salido de la religión oficial a la cual estaba obligado por tradición, por ser hijo de un sacerdote. Podemos pensar que Dios lo sacó de aquel culto estéril, para instruirlo en la verdad. En el desierto aprende el culto en espíritu y en verdad, que lo llevará a poner toda su persona al servicio de Dios. Por eso será capaz de enseñar al pueblo a esperar efectivamente desde lo profundo del corazón y no sólo por medio de ritos vacíos. Si el adviento que estamos viviendo no baja hasta nuestras obras y nos hace sensibles a las necesidades de los hermanos, pasaremos la navidad convencional y desechable, una más. 

Comment

Comment

La mirada Limpia de Jesús

Mc 12, 38-44

La mirada limpia de Jesús alcanza a ver la realidad de las cosas, más allá de todos los trucosque se le ponen para engañar a los ingenuos. En el texto que meditamos, denuncia los “pliegues” o “dobleces” que observa en la experiencia religiosa de los escribas; es como el “doble fondo” del que se habla hoy en ciertas conductas delictivas, donde se simula un fondo transparente y ordenado, para ocultar el verdadero fondo lleno de maldad. En el caso de los escribas el fondo aparente consiste en “largos rezos”, sin embargo, en el verdadero fondo existe rapiña: “se echan sobre los bienes de las viudas”. Pero entonces lo que aparece como piedad es solo astucia para engañar, esto es ser un delincuente de alta peligrosidad, todo lo contrario a la imagen que se trata de dar. Resulta que Jesús encuentra “mafia” al interior de un grupo religioso, que se ampara con una vestidura de aparente bondad. O Jesús es muy mal pensado, y está calumniando a aquellas inocentes personas, o en verdad estas son muy perversas. Siempre hay el riesgo de que se oculten conductas mafiosas tras un ropaje de piedad. Toda comunidad está en peligro de ser una “cueva de ladrones”, que oculta sus verdaderas intenciones tras una fachada amable. Habrá que exponernos a la luz intensísima del Evangelio de Jesucristo, para que nos denuncie esos “pliegues” muy finos que tiene nuestra vida, que dan la impresión de unidad, pero que en realidad tiene huecos en los que se maquina el delito. Estas “esquizofrenias” a nivel de conciencia en muchas ocasiones no se perciben, pero en otras están fríamente calculadas. Estas conductas criminales generalmente no alcanzan a ser tipificadas como un delito por las leyes civiles ni eclesiásticas, y sin embargo ahí está la fuente de toda maldad. Es en este nivel profundo de la conciencia, a donde no llega la justicia humana, donde se pacta con la maldad; ahí es donde comienza toda la locura de la doble vida que nos amenaza a todos. Podremos afinar nuestras técnicas de combate a la maldad, pero mientras sigamos pactando con ella en lo oscuro de nuestro corazón, como los escribas, siempre habrá el peligro de las infiltraciones y corrupciones que traicionan la causa del bien.  Los delincuentes más peligrosos son los enquistados en organismos de muy buena reputación. El que logra esconder sus intenciones perversas en causas muy nobles de altruismo, de servicio o de entrega a Dios, es un peligro para la sociedad. De los malos ya sabemos que nos tenemos que cuidar, pero de “los buenos” cómo nos defendemos, son más difíciles de rastrear.  La mirada de Jesús nos revela toda esta realidad que sucede en el corazón del hombre. Pero, sobre todo, es una mirada que nos ayuda descubrir dónde está lo que verdaderamente vale la pena. Jesús se regocija en la contemplación de una viuda que da todo lo que tiene para vivir. Hace más una persona sencilla, sin dobles intenciones, por el bien común, que muchos protagonistas de la vida social, política o religiosa, que hacen mucho ruido público, pero que en el fondo tienen pacto con el crimen.

 

Pbro Luis Martín Barraza Beltran

 

Comment

52 JORNADA DE ORACIÓN POR LAS VOCACIONES:

Comment

52 JORNADA DE ORACIÓN POR LAS VOCACIONES:

Oración: Señor Jesucristo que constituiste a tus discípulos llamándoles y haciéndolos entrar en íntima comunión contigo por medio de tu Espíritu, continua invitando discípulos misioneros, sacerdotes, religiosos y laicos, que vengan a trabajar en la viña del mundo tan necesitado de buenas noticias, haz que tu Iglesia se muestre ante el mundo como comunidad de servidores, haciendo resonar  tu llamada por medio del Evangelio. 

Comment

PRIMER ANIVERSARIO DE SAMUEL GÓMEZ

Comment

PRIMER ANIVERSARIO DE SAMUEL GÓMEZ

En la noche del Domingo de Ramos al lunes Santo, del 2014, fue asesinado nuestro hermano Samuel Gustavo Gómez Veleta, seminarista de primero de filosofía. Él se encontraba en la comunidad de san Ignacio, de la parroquia San Jerónimo de Aldama, Chih., celebrando la Semana Santa. Estaba hospedado en un salón comunitario. Cerca de la media noche fue sacado con violencia de su habitación, trasladado a otro lugar donde fue ejecutado y dejado ahí tirado. Al parecer el móvil de este crimen fue robarle su auto. Impactó con fuerza en mucha gente este acontecimiento, por un lado por tratarse de un ser humano con un proyecto de servicio a la comunidad, por el camino de la Palabra de Dios; y por otro lado por lo “absurdo”, lo irracional del hecho: un secuestro-ejecución con todo lujo de violencia, simplemente para apoderarse de un carro. Pareciera algo diabólico. Esto consternó sobre todo a la comunidad de creyentes, pero también a muchos que son sensibles al valor de la vida y luchan por una convivencia pacífica y justa.

...

Comment

LA ALEGRÍA DEL MINISTERIO SACERDOTAL

Comment

LA ALEGRÍA DEL MINISTERIO SACERDOTAL

Entiendo la alegría como la capacidad de contagiar la bondad que Dios ha puesto en nuestros corazones. Algo así como el resplandor que envuelve a la llama. Se trata de compartir la vida con sencillez, con espontaneidad, con cierto brillo en el rostro. Es ir más allá de sólo aportar un servicio, sino que se hace con gratitud, más que como un deber como una oportunidad que se nos brinda. Nos identificamos plenamente con el gesto de donarnos, nos produce paz, gozo. Esto no significa que se trate de una experiencia sin sacrificio, sin renuncia. Al contrario, la satisfacción de la entrega viene de sentir que se muere un poco para anteponer a los hermanos. Incluso esta negación de sí se vuelve criterio de auténtica alegría. Las alegrías que no “duelen” son sospechosas de egoísmo. No hay amor verdadero sin renuncia de sí mismo. Siguen siendo plenamente válidas las palabras del Maestro: “Porque quien quiera salvar su vida, la perderá; pero quien pierda su vida por mí y por el Evangelio, la salvará”(Mc 8, 35). La alegría existe sólo al interior del amor y este consiste en dar vida a través de la propia: “Nadie tiene mayor amor que el que da su vida por sus amigos”(Jn 15, 13). San Pablo nos recuerda que hay más alegría en dar que en recibir. La alegría, pues, viene siendo un don de Dios que nos concede actuar conforme a la vocación que nos ha dado.

En este entendido puedo decir que la alegría siempre me ha acompañado en mi ministerio. Antes que por lo que yo he realizado, por lo que Dios ha hecho en mí. Con san Pablo puedo decir: “por la gracia de Dios soy lo que soy”(1 Cor15, 10). Viendo mis posibilidades me quedo asombrado con lo que Dios ha hecho con tan poquito; le ha sacado provecho a mis limitaciones: “¿Cómo pagaré al Señor todo el bien que me ha hecho? Alzaré la copa de la salvación e invocaré el nombre de Yahvé”(Sal 116, 12-13). Así es de que la clave alegre de mi ministerio procede de la iniciativa de Dios que ha sido muy generoso conmigo: “Ha puesto sus ojos en la humildad de su servidor”(Lc. 1, 48). En todo el Señor me ha dado más de lo que merezco. El don del sacerdocio me queda muy grande. Me siento incapaz por mis propias fuerzas para predicar la palabra de Dios -¿qué sé yo de la palabra de Dios?-, de administrar el amor de Dios en favor de los hombres, no creo yo respaldar con mi entrega el inmenso amor que Dios nos ha manifestado en Jesucristo. Esta es la fuente principal de mi alegría sacerdotal: Dios es fiel.

El segundo aspecto de mi alegría, del cual también Dios es protagonista, es el de gastar la vida en beneficio de los demás. Es Dios el que ha puesto su actitud de pastor en mi corazón y me concede el poder disfrutar el acompañar a su rebaño cercano a su compasión. Es un don el poder compartir los sentimientos de Cristo Pastor que da su vida por las ovejas. ¡Cuánta alegría poder ayudar mínimamente con la carga de los hermanos! ¡Contribuir a mantener la esperanza en el reinado de dios en este mundo! ¡Sostener la escucha de la palabra de Dios, que es viva y eficaz! No digo que yo he sido muy generoso, sino que es una gracia el sentir la necesidad de anunciar el Evangelio.

Concluyo este compartir pidiéndole al Señor que me siga concediendo su Espíritu de alegría, que me introduzca en la alegría de Jesús cuando exclamaba: “Yo te bendigo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has ocultado estas cosas a sabios e inteligentes y se las has revelado a los sencillos. Sí, Padre, así te ha parecido bien”(Lc. 10, 21).

El segundo aspecto de mi alegría, del cual también Dios es protagonista, es el de gastar la vida en beneficio de los demás. Es Dios el que ha puesto su actitud de pastor en mi corazón y me concede el poder disfrutar el acompañar a su rebaño cercano a su compasión. Es un don el poder compartir los sentimientos de Cristo Pastor que da su vida por las ovejas. ¡Cuánta alegría poder ayudar mínimamente con la carga de los hermanos! ¡Contribuir a mantener la esperanza en el reinado de dios en este mundo! ¡Sostener la escucha de la palabra de Dios, que es viva y eficaz! No digo que yo he sido muy generoso, sino que es una gracia el sentir la necesidad de anunciar el Evangelio.

Concluyo este compartir pidiéndole al Señor que me siga concediendo su Espíritu de alegría, que me introduzca en la alegría de Jesús cuando exclamaba: “Yo te bendigo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has ocultado estas cosas a sabios e inteligentes y se las has revelado a los sencillos. Sí, Padre, así te ha parecido bien”(Lc. 10, 21).

Comment

Jesucristo es el nuevo templo

Comment

Jesucristo es el nuevo templo

Jesucristo es el nuevo templo, el verdadero lugar del encuentro con Dios, es el mensaje que nos quiere dar Juan en este texto. Todo el significado que le daban los judíos al templo, se realiza plenamente en Jesucristo. El templo era el lugar de la presencia de Dios desde el cual bendecía y salvaba a su pueblo. Había la expectativa de que Yahvé enviaría un mensajero suyo a purificar su templo para venir a habitar en él: “Voy a enviar a mi mensajero a allanar el camino delante de mí, y en seguida vendrá a su templo el Señor a quien ustedes buscan…¿Quién podrá soportar el día de su venida? ¿Quién se tendrá en pie cuando aparezca? Porque será como fuego de fundidor y lejía de lavandero”(Ml 3, 1-2). Seguramente debieron resonar estas palabras en la memoria de quienes contemplaron a Jesús lleno de santa ira por la “casa de su Padre”. Para muchos Jesús exageraba porque aquel templo, supuestamente, era el lugar donde Dios ya habitaba, y por eso le pedían cuentas de su autoridad. Con aquel gesto Jesús les deja caer la denuncia del profeta. Las cosas no estaban tan bien como parecía, el templo necesitaba ser purificado porque lo habían convertido en un mercado, esto significaba que Dios no habitaba en él.

Comment

LA TRANSFIGURACIÓN DEL SEÑOR

Comment

LA TRANSFIGURACIÓN DEL SEÑOR

Estamos viviendo el tiempo de cuaresma donde somos invitados constantemente por la palabra de Dios a la conversión, y esta no trata de otra cosa sino del problema fundamental: llegar a ser verdaderos creyentes, discípulos misioneros de Jesús. La conversión no consiste simplemente en incorporar unas cuantas obras buenas por un tiempo, o en aguantarnos de algunos vicios temporales y ya cumplimos, no dejemos de hacer esto pero busquemos lo fundamental. La conversión profunda significa volvernos verdaderos creyentes, pasar de la fe aparente a la verdadera fe. Este es un camino que nunca termina, no se puede reducir a la cuaresma. En el texto que meditamos está en juego el problema de la fe.

Comment

Comment

Eucaristía Interseminarios

Ordinariamente Jesús aparece en los evangelios como uno que viene a purificar la fe del pueblo de Israel. El domingo pasado lo entendíamos así, en el episodio de la expulsión de los mercaderes del templo. Pero ahora, en el texto que hemos escuchado, Jesús también experimenta lo que muchos de nosotros: la fragilidad de la fe: “Cuándo venga el Hijo del hombre, ¿encontrará fe sobre la tierra? Frecuentemente Jesús remata las parábolas con la idea que quiere poner de manifiesto. En esta ocasión recoge su relato con esta pregunta. Lo cual nos revela el ambiente vital desde donde habla, tanto de la vida de los hombres como de su corazón: una fe en crisis...

Leer más...

Comment

Comment

Encuentro con las familias

Por algún motivo Juan nos narra este episodio de la “purificación del Templo” al principio de su evangelio, a diferencia de Mateo, Marco y Lucas, que lo narran al final. A lo largo del evangelio Juan va comparando a Jesús con personajes o instituciones del Antiguo Testamento(Abraham, Moisés, el sábado, el Templo, etc), para poner de manifiesto que los supera con mucho. La expulsión de los mercaderes del Templo es una buena imagen de la misión de Jesús: como el que viene a preparar al pueblo de Dios para que le ofrezca un culto agradable.

Leer más..

Comment

Comment

Todos los Santos

“Sean santos porque yo su Dios soy santo”, nos dice el Señor en su palabra. Yahvé es el tres veces santo. La gloria de Dios es el reflejo de su santidad. “La gloria de Dios es el hombre vivo”(san Irineo). La santidad de Dios es vida para el ser humano. La primera lectura nos pone en la presencia de la santidad de Dios. Esta no se puede apreciar en sí misma, sino sólo en la alabanza de los redimidos. Los 144,000, que son los que habían blanqueado su túnica en la sangre del Cordero, exclamaban: “La salvación viene de nuestro Dios, que está sentado en el trono, y del Cordero. A su vez, los ángeles cayendo rostro en tierra delante del trono, adoraban a Dios diciendo: “Amén. La alabanza, la gloria, la sabiduría, la acción de gracias, el honor, el poder y la fuerza, se le deben para siempre a nuestro Dios”...

Leer más..

Comment