Antecedente

Como antecedente más antiguo encontramos a los bufones, la corte italiana fue la primera en tener bufones; los bufones ocuparon un lugar especial en la historia medieval. Ellos eran considerados "privilegiados" en la corte, elegidos por su sentido del humor o su sentido del absurdo para dar entretenimiento al rey y a la realeza;  tenían destreza en acrobacias, malabarismos y otros juegos, los cuales fueron sus características principales.

Cuando los colonizadores llegaron a Mesoamérica y observaron a los indios Chichimecas hacer sus rituales, sus atuendos llenos de colores e instrumentos, inmediatamente los asociaron con estos personajes llamándolos mattaccinos.

Es muy común que la mayoría de los mexicanos piensan que la palabra matachín tiene como raíz el Náhuatl, pero esto no es así. La palabra matachín procede del italiano mattaccino y quiere decir payaso/bufón. Por lo cual su raíz prehispánica es nula.

La danza ha sido siempre parte de la vida del Hombre, pero se ha escrito muy poco en relación a esto. Algunos historiadores afirman incluso que la danza es anterior al mismo Hombre, pues en los animales la danza parece innata al hacer actividades como cortejar a la pareja, ir de caza y, en algunos, como ritual de apareamiento. 

Era un sábado por la tarde, cuando los indios habían terminado sus quehaceres en el campo, cuando de pronto uno de la tribu comenzó a imitar a un pájaro que realizaba el ritual de apareamiento, a los que estaban con él les pareció gracioso e inmediatamente se unieron a aquél que había iniciado a bailar como el ave,  de pronto se empezaron a escuchar percusiones hechos por los mismos pies y apoyados de troncos y otros objetos naturales. ¡Inmediatamente aquí nació la danza! Al terminar de jugar se percataron que calló lluvia con una magnitud distinta a lo común, y fue allí donde asociaron la danza como un ritual para pedir al Ser Supremo favores y bendiciones”.

Los indios creían en muchos dioses y a ellos dedicaban su esfuerzo físico, sus atuendos e incluso hasta sus propias vidas. Los evangelizadores cristianos encausaron a los indios a realizar estos rituales como un culto hacia el Dios revelado por Jesucristo, teniendo por resultado una inculturación muy atractivadel Evangelio.

A tan solo diez años de la llegada de los colonizadores, Dios mismo envió una mensajera predilecta: La Virgen María. La imagen estampada en la tilma del indio Juan Diego fue un verdadero códice para interpretar a María de Guadalupe como la Madre del verdadero Dios por quien se vive. Gracias a este suceso inmediatamente miles de indígenas se convirtieron al cristianismo.

El significado

El danzar de los matachines no es la presentación de algúnballet folklórico o academia de danza autóctona. Hoy los matachines, al igual que los indígenas, ofrecen sus atuendos, sus pasos y sobre todo su esfuerzo físico al único Dios verdadero que la Virgen María vino a revelarnos.

Los indios chichimecas danzaban en cuadrillas y adornaban sus cuerpos con carrizos y algunos otros elementos naturales. Pintaban sus cuerpos regularmente con sangre de sus víctimas o a falta de sangre lo hacían con arcilla u otros colorantes naturales, de allí vienen las nagüillas rojas.

Los matachines portan en la mano derecha un guaje que agitan constantemente con el cual simbolizan “tocar la puerta de la presencia de Dios”, mientras que en la izquierda llevan el arco y la flecha que simboliza las características de las tribus chichimecas, las cuales eran nómadas y cazaban para alimentarse.

El estandarte es la presencia visible de Dios y es también un altar portátil, el cual va dirigiendo el camino y cuantos lo siguen confiesan una sola creencia: que Jesucristo es su Dios y Señor. Es por eso que ellos se hincan frente al estandarte. Las vueltas representan la omnipresencia de Dios Uno y Trino.

No solo es el movimiento de sus cuerpos sino también oración, los danzantes oran y elevan plegarias al ejecutar los sones o los “juegos” que parodian algunas actividades, como las guerras, cacería, etc.

Al terminar la danza se retrocede y se gira sobre sí a la derecha y a la izquierda simulando la rotación de la tierra y, enseguida, vueltas en forma de “ocho” representando la traslación que hace la Tierra alrededor del Sol.  Todo esto enacción de gracias por todos los beneficios otorgados las 24 horas del día y los 365 días del año, para finalmente caer de rodillas y concluir la danza.

El compromiso de vida

Al danzar por las calles, el matachín es al mismo tiempo evangelizador pues evoca a Jesucristo y su Iglesia. Por lo tanto el compromiso de vida del matachín tendrá que ser distinguida y llena de compromiso. Es inminente que se tenga la debida formación cristiana.

La vida del matachín tendrá que reflejar a Cristo, con una vida plenamente en comunión con él; una evangelización fundamental, que le ayude a comprender más y mejor la fe que se vive desde distintos puntos de vista.

El culmen de la peregrinación es la Eucaristía, por lo tanto tendrá que ser ésta el centro de todo danzante, una vida en gracia con Jesús para alimentarse de su Palabra, su Cuerpo y su Sangre.

Tengan siempre en cuenta que la roca angular de nuestras danzas es siempre Jesucristo, nuestro Dios y Señor y evitar caer en una idolatría para conla Virgen de Guadalupe o el santo patrono de la danza quitándole el lugar principal a Jesucristo.

Hagamos pues que nuestra vida se asemeje a las danzas; que la armonía que reflejamos a la hora de danzar, se refleje también en nuestro vivir cristiano, teniendo una combinación entre el danzar, el vivir y el orar.

 

Luis Fernando Riojas Durán

Filosofía III

En colaboración con Luis Raúl Young Rosas.

Comment