En punto de las tres de la tarde del viernes 12 de Junio, se cumplía el plazo para el comienzo  del esperado viaje por fin de cursos que haría el Seminario Arquidiocesano de Chihuahua.

Minutos antes, entre saludos llenos de  alegría por el fin de cursos y expectación por el viaje,  comenzaron a darse cita la gran mayoría de  los seminaristas de cada uno de los niveles de formación, desde filosofía hasta Teología, en el campus  Sagrado Corazón de Jesús, excepto los hermanos menores del curso introductorio, pues partirían de su correspondiente casa de formación;  el campus San José.

Estando el vasto equipaje dentro de los camiones, todos los Seminaristas y los contentos Sacerdotes a bordo, comenzaron el viaje a la hacienda Patayo, ubicada en el municipio de Bachiniva. Tres horas más tarde, al llegar, con un rostro que reflejaba cansancio por el viaje, se dio el momento de instalarse, para después hacer el  acostumbrado rezo de la Liturgia de las horas, presidido por el Padre Justino Ramírez, Vicerrector de Filosofía. Al terminar,  el Rector del Seminario; Presbítero Luis Martín Barraza Beltrán, aprovechó la reunión dando indicaciones necesarias para la estancia en la Hacienda, incluyendo horarios y asuntos de importancia.       

 Una vez fuera de la Capilla de la hacienda, se dispersó la siguiente noticia; “la cena está lista” por lo que seminaristas y Padres, Ni tardos ni perezosos, acudieron a saborear el alimento tan esperado, al terminar, se prosiguió con el rezo nocturno de la Liturgia, para dar paso a un merecido descanso, culminando con esto el primer día en Patayo.

         El siguiente día, Sábado 13, las actividades no pudieron iniciar mejor que con la Sagrada Eucaristía, presidida por el sacerdote vicerrector de Teología Pbro. Ildefonso Acosta Corrales.  Entre rostros de alegría llegó el momento del desayuno y el aseo conveniente para iniciar el Retiro de fin de cursos, que tenía como propósito hacer una evaluación general del desempeño y crecimiento durante el año de formación y traer a la luz los puntos personales a tratar el próximo periodo, dicho retiro se extendió desde las 10:00am hasta las 6:00pm, para concluir con las oraciones y alimentos correspondientes dando paso al descanso necesario durante la noche.

Al amanecer del Domingo 14, todos los seminaristas asistieron a la Eucaristía Dominical presidida, como tradicionalmente se hace, por el Padre Rector del Seminario.

Luego del desayuno, por segunda ocasión consecutiva, no podía faltar una ardua Caminata-paseo por la sierra circundante a la hacienda, guiada también por el Padre Martín, Rector del Seminario, concluyendo minutos antes de las 2:00pm, retornando exhaustos y sudorosos quienes se aventuraron a seguirle el paso al Padre que encabezaba la caminata.

                  Este cansancio fue el pretexto adecuado para dar entrada a una inigualable comida, llena de convivencia y fraternidad en el patio central de la hacienda, seguido de una tarde llena de deporte y recreación, fue hasta las 7:00pm cuando ese ambiente fue interrumpido, para crear uno más espiritual y dedicar tiempo a “Vísperas”, rezo vespertino diario de la liturgia de las horas.

Después de la provechosa cena, se celebró el ya  tradicional festival que se realiza la última noche en Patayo, que consta de actos improvisados; canto, actuación, chistes, etc.  Por parte de cada uno de los grupos del seminario, logrando arrancar muchas risotadas a todos los presentes.

Terminado el repertorio del festival, se prosiguió a hacer la oración correspondiente y “aquí no ha pasado nada, a dormir se ha dicho” dijo el Padre Rector, después de poner todo en orden nuevamente, los seminaristas pasaron a descansar.

El Padre Vicerrector del Curso Introductorio;  Rogelio Márquez Nevares, fue quien celebró la última Misa del retiro de fin de cursos Patayo 2015, para después del desayuno y por fin aseado todo, emprender el viaje de regreso.

Fue aproximadamente a la 1:00pm cuando todos, encontrándose en el campus Sagrado Corazón de Jesús, luego de la correspondiente bendición, disfrutaron de los alimentos en fraterna convivencia con la totalidad de los hermanos Seminaristas, para después retirarse a sus actividades comunes… y es así como todo vuelve a la normalidad en el Seminario Arquidiocesano de Chihuahua.

 

Francisco Salazar

Filosofía II

 

 

 

Comment