Una solemne procesión, con dos jóvenes al fondo: Jóvenes, unos cuantos años arriba de los míos, jóvenes semejantes a mí, sonrisas nerviosas, lágrimas emotivas; mortales pero a la vez con un toque de eternidad. Sus manos serán diferentes cuando el óleo escura sobre sus palmas, su ser completo quedara consagrado. Cualquiera puede admirarse ante tal misterio, pero sobre todo aquellos jóvenes que cargados de ilusión han ingresado al seminario para lograr el objetivo que aquellos dos jóvenes lograron aquella tarde.

Ho sacerdos, qui es tu? Pregunta el poeta: oh sacerdote, ¿qué eres tú? Eres todo y eres nada, pecador y santo… eres hombre y eres Dios.

La atención sobre las lecturas nunca será igual como en aquella Eucaristía, las palabras del obispo enunciadas en su homilía, las letanías mientras se encuentran postrados, las promesas, la oración consacratoria, la unción de las manos, revestidos con la estola y la casulla, la primera plegaria Eucarística, mientras comienzan a concelebrar al lado de su padre y pastor; finalmente un gesto extraordinario: “hijos denme su bendición” mientras el obispo  de rodillas recibe la primera bendición de los ahora sacerdotes para siempre.

 

Sus manos y todo sus ser ya no volverán a ser iguales; serán anuncio de un mensaje de gran esperanza. Eran vísperas de la epifanía y sus mismas vidas anunciaban una gran luz entre nosotros: la presencia de Dios por medio de ellos.

Ya no existió procesión de salida para ellos, amigos y familiares querían participar de aquella gran alegría para el cielo y para la tierra; para la Iglesia triunfante y la peregrina.

En los corazones de los seminaristas, en especial de los recién ingresados aquella experiencia primera quedaría como un sello en su memoria, a la cual harían honor y recordarían como el objetivo a lograr ayudados por la gracia de Dios, ciertamente vendrán ordenaciones sacerdotales de otros hermanos, pero aquella se guardará de manera especial hasta que sobre ellos se escuchen de nuevo las palabras del Señor: “tú eres sacerdote para siempre”.

 

Comment